La entrada al sanatorio se efectuaba mediante los Propileos construidos por el arquitecto Teodoto s. IV a. C., cimientos de los cuales quedan hoy en día en la zona norte. En el centro predominada el templo del dios dentro del cual se encontraba la estatua de oro y marfil. Aunque el santuario tenía más templos, el edificio primordial era un pórtico llamado “Enkoimitirio o Ábato” donde pasaban la más importante noche de la terapia esperando la visita del propio dios en sus sueños.

El punto más popular del santuario era un edilicio circular llamado Tolos construido por Policleto el Joven siglo IV a. C. con una hilera exterior de 26 columnas dóricas y 14 maravillosas columnas corintias en el interior. Cabe destacar que un capitel corintio muy bien conservado se encuentra dentro del museo local de Epidauro.

El santuario también contaba con estadio y teatro ambos edificios eran considerados importantes pasos para la curación: en el estadio de Epidauro se realizaban ejercicios corporales y en el teatro se descansaba la mente mediante representaciones teatrales, es decir “ Cuerpo sano, mente sana”.

Abrir chat
💬 Hola, cómo te puedo ayudar?
👋 Hola soy Meri, si tienes cualquier duda sobre nuestras excursiones estoy a tu disposición.