Se trata de edificaciones erigidas alrededor de la vía sagrada con parecidas dimensiones que eran patrocinadas por las más grandes e importantes ciudades de la antigüedad y servían como espacio donde el peregrino podría dejar su ofrenda, en el tesoro de su respectiva ciudad. Es por eso, que estos templiscos se denominaron tesoros por los arqueólogos, los sacerdotes lograron así minimizar la rivalidad existente en aquella época gracias a la permanencia de las ricas ofrendas dentro de estos espacios.

Aun así, el tesoro más destacado de al menos unos 100 encontrados hasta ahora ha sido el de los atenienses, el único construido por completo de mármol de Paros con la décima parte del botín ganado por la ciudad de Atenas en la batalla del maratón 490 a. C. Solo este tesoro ha sido restaurado, 1906, debido a la facilidad en catalogar sus piezas por ser de mármol, los demás se construyeron con la piedra local del lugar. Además los bloques de mármol fueron esculpidos  con las letras de un himno dedicado por los atenienses a Apolo y van acompañadas con las notas musicales más antiguas descubiertas en toda Europa.

Abrir chat
💬 Hola, cómo te puedo ayudar?
👋 Hola soy Meri, si tienes cualquier duda sobre nuestras excursiones estoy a tu disposición.